CRISTOMANIA
 
 
 
 


LO MÁS RELEVANTE DEL MEDIO EVANGELIZADOR MÚSICAL CATÓLICO:
Proyectos, giras, eventos y todo lo referente al ambiente artístico católico

EEUU y Francia galardonadas en el International Catholic Film FestivalCardenal Ravasi: "En una película estén siempre la belleza y la profundidad de los temas"

La película norteamericana Noëlle ha sido galardona con dos Peces de Plata en Roma por mejor película y mejor director. En la categoría de mejor actriz protagonista la premiada ha sido Katia Miran (Je m’appelle Bernadette de Jean Sagols) de Francia. También para el país galo el premio al mejor documental por 7 ans de conviction de Ariel Camacho. Y nuevamente Francia premiada en el mejor cortometraje por Pour l’amour de l’Amour, de Michel-Marie Zanotti-Sorkine.

 Con la entrega de los Peces de Plata se ha dado por finalizada la cuarta edición del del International Catholic Film Festival – Mirabile Dictu que ha tenido lugar en Roma del 24 al 26 de junio. Los premios fueron entregados ayer durante la cena de gala que se celebró en el Auditorium Conciliazione y presentada por la presidenta del Festival, Liana Marabini y por Armando Torno, periodista y escritor, presidente del jurado de esta edición. Torno definió el festiva como "una iniciativa que tiene un valor internacional y de gran referencia en todo el mundo del cine". "Era un desseo, y al mismo tiempo también un desafío, dedicar un Festival internacional al cine católico", comentó Liana Marabini.

Noëlle, escrita producida y dirigida por David Wall, cuenta la historia del padre Jonathan Keene, un sacerdote católico que llega a una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra, enviado por el obispo para cerrar un parroquia. Pero, en contacto con los excéntricos habitantes de la ciudad, antiguos secretos y profundos sentidos de culpa escondidos en él le harán experimentar una transformación personal.

"De esta gran oferta de películas - ha subrayado Armando Torno refiriéndose a los casi 2000 trabajos recibidos, de los que después se seleccionaron las finalistas - emerge un dato de hecho innegable: la fe ha vuelto al centro de la atención de nuestro tiempo". Señaló también que "este nuevo milenio nos ha devuelto precisamente la necesidad de Dios, la necesidad de reflexionar la fe. Y estas películas lo demuestran de mil maneras, en mil ángulos, imágenes, en mil colores. Sobre todo lo demuestran los temas, los diálogos, las situaciones, a veces los colores que desde la pantalla nos dicen lo importante que es reflexionar sobre la fe".

La edición de este año del Festival ha sido dedicado a santa Katerina Tekakwitha, la primera santa india norteamericana. Y precisamente a una película de esta santa “In Her Footsteps: The Story of Kateri Tekakwitha” de Matt Gallagher, producido por Salt & Light, se le ha concedido el premio de la “Capax Dei Foundation”. El reconocimiento ha sido recogido por el padre Thomas Rosica, director de la casa de producción Salt & Light TV, que ya ha realizado 47 documentales.

Durante la gala de ayer también se concedió el premio a la carrera a la artista francesa Marie-Christine Barrault, protagonista de más de 700 películas, pero activa también en el teatro, la música y en la televisión.


En el saludo final, el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, patrocinador del Festival desde su primera edición, se ha reconocido "profundamente conquistado por el séptimo arte". Subrayó que "es necesario, por tanto, que en un películo haya dos componente que, lamentablemente en el cine moderno siempre se encuentran: por un lado la profundidad de los temas, de la búsqueda, la interrogación, la gran pregunta que toca la conciencia; por otra parte la belleza, la estética, que no necesariamente se conjuga automáticamente con un tema religioso".


El documental español "Yo Creo" pasa a la final del "Mirabile Dictu" Festival de cine católico va del 24 al 26 de junio en Roma

La producción “Yo Creo”, seleccionada de entre una lista de dos mil piezas candidatas, competirá con otras dos obras por el premio a Mejor Documental religioso del año, como parte del prestigioso festival de cine católico “Mirabile Dictu”, que se llevará a cabo en el Auditorio della Conciliazione del Vaticano en Roma.

Según declaraciones recogidas por la casa distribuidora, el director de “Yo Creo”, Vicenç Vila, ha expresado su “enorme satisfacción” por haber recibido “la consideración de un certamen internacional tan importante” y reconoce que “era muy difícil imaginar que un proyecto tan joven y arriesgado como ‘Yo Creo’ tuviera la repercusión que está generando”.

El Credo en formato 3D
Según la misma fuente, la fórmula del Credo es la columna argumental de la producción y lo que da título a cada uno de los tres capítulos de la obra: “Creer en Dios Padre”, “Creer en Jesucristo” y “Creer en el Espíritu Santo”, que tienen una duración de entre 13 y 26 minutos cada una.

“El hecho de rodar en tres dimensiones”, comenta su director, “atiende a nuestro interés en promover la Nueva Evangelización, por medio de una forma novedosa de comunicación de la fe ante el público”. Sin pretenderlo, este proyecto que nació en Terrassa (Barcelona) hace un año, se ha convertido en el primer documental en 3D sobre el Credo jamas realizado en el mundo.

“Yo Creo” incluye los testimonios de más de cincuenta personas, anónimas y populares, así como distintos paisajes y muestras de arte sacro catalán. El filme se ideó para ayudar al espectador a plantearse los grandes temas: el sentido de la vida, la libertad, el amor y el sufrimiento, el mal y la muerte, y a hallar también “las respuestas a grandes incertidumbres de la vida que colapsan la existencia” como comenta Gemma Bas, directora de fotografía y coproductora.

Amplia acogida

Los productores del documental informan que la película ya ha sido parcialmente presentada en festivales nacionales e internacionales como la Semana de Cine Espiritual de Barcelona o el Festival Internacional de Cortometrajes en 3D de Grenoble (Francia), y fue estrenada en una sala comercial de Barcelona el pasado sábado 15 de junio, agotando completamente las localidades.

“Mirabile Dictu” acoge así a esta aplaudida realización, confirmando su compromiso por la producción de audiovisuales en cualquier formato que promuevan los valores morales universales y los modelos de vida positivos.

La de 2013 es la cuarta edición de este festival, que cuenta con el apoyo del Pontificio Consejo para la Cultura, y un jurado internacional presidido por la productora y directora italiana Liana Marabini.

En la versión 2012 del festival, la película española “Una canción”, de Inmaculada Hoces ganó el premio a la mejor producción del año, mientras que el actor estadounidense de origen hispano Andy García, se llevó el premio a la mejor interpretación por “La verdadera historia de Cristiada”.

Un año de estrenos cinematográficos para la familia - Filmes con valores se distribuirán en España.

Este año se presenta prometedor para el estreno de películas familiares en España y otros países de habla hispana, cuyos argumentos contienen valores que hablan de la amistad, la alegría y el coraje.

Un estreno muy esperado en España es el filme "Incondicional", del director Brent McCorkle, con las actuaciones de Lynn Collins, Michael Ealy y Bruce McGill, cuya fecha de ingreso a las salas es el 20 de septiembre.

Según informaciones difundidas por la distribuidora española European Dreams Factory, la película (inspirada en hechos reales), relata la historia de Samantha, quien tiene "una vida de cuento", al estar felizmente casada, viviendo en la tranquilidad del campo e inmersa en las historias que escribe y dibuja desde que era niña, y que se han convertido en libros de éxito.

Pero un día, la idílica historia da un giro de 180 grados: Su marido, Billy, es asesinado. Habiendo perdido las ganas de vivir, se reencuentra con su viejo amigo de la infancia, y se unen de nuevo por un objetivo común.

Para reir y soñar

Otro filme que se anuncia como prometedor es la comedia romántica titulada "No es gracioso", que se estrenará el 8 de noviembre. Protagonizada por los actores Tony Hale, John Kapelos y Brigid Brannaugh, bajo la dirección de Lauralee Farrer, cuenta cómo la aventurera Hayley regresa a la pequeña ciudad donde vivió de niña, y se reencuentra con su familia y amigos.

Cansada de su egocéntrico jefe-novio, Hayley dice que todo lo que pide es tener a su lado a alguien que le haga reír. Stefan, su vecino, no es un hombre precisamente divertido, pero tratará de aprender a escondidas a ser el hombre que Hayley dice que está buscando.

También se verá en España este año la comedia infantil "El Medallón perdido - Las Aventuras de Billy Stone", que recoge las experiencias de Daniel Anderson, quien en visita a un orfanato les cuenta a los niños la historia de Billy Stone y Allie, dos amigos de trece años que encuentran un medallón que había estado extraviado durante cientos de años, por lo que accidentalmente son transportados al pasado a una isla remota.

Para salvar la vida de Allie, Billy entrega el medallón a Cobra un guerrero del mal que gobierna la isla. Con el fin de recuperarlo y salvar a la isla de la esclavitud, Billy y Allie tienen que aprender a trabajar en equipo con el joven y arrogante heredero al trono su mejor amigo y un sabio anciano.

A estrenarse el 22 de noviembre, el filme dirigido por Bill Muir trae un elenco conformado por los actores Billy Unger, James Hong y Alex Kendrick, entre otros.

Pase benéfico de la película española Un Dios prohibido. La recaudación irá destinada en su totalidad a la Campaña de ayuda urgente para los católicos de la República Centroafricana

La organización Ayuda a la Iglesia Necesitada ha organizado un pase benéfico de la película “Un Dios prohibido”, que narra el martirio de 51 seminaristas y sacerdotes claretianos en Barbastro en agosto de 1936. La proyección tendrá lugar el jueves 20 de junio a las 19,00 horas en el Cine Palafox de Madrid. (C/ Luchana, 15). A la presentación del pase acudirá el padre claretiano Julián Sáinz y la recaudación irá destinada en su totalidad a la Campaña urgente que Ayuda a la Iglesia Necesitada ha puesto en marcha para sostener a los católicos en la República Centroafricana.

La película cuenta cómo en el verano de inicio de la Guerra Civil española, 51 miembros de la Comunidad Claretiana de Barbastro (Huesca) fueron martirizados y asesinados por su fe. El largometraje narra las últimas semanas de su vida, desde que son detenidos hasta que finalmente son fusilados. Durante este tiempo, realizan diversos escritos donde hablan de lo vivido en esos días pero, sobre todo, dejaron un testimonio de amor a Jesucristo y de perdón a todos sus verdugos.

"Un Dios prohibido" fue preestrenada en Roma (leer noticia aquí) el 22 de mayo. En esa ocasión el director Pablo Moreno y el actor Jacobo Muñoz presentaron esta historia de amor y perdón. Es una producción de Contra Corriente producciones, una empresa joven de Ciudad Rodrigo (Salamanca) que nace con vocación social elaborando productos ricos en valores humanos.

 El director, Pablo Moreno, ha asegurado que lo interesante de esta historia “no es saber por qué sucedieron los hechos, sino por qué murieron”. Es decir, no hay en la película una sola concesión al revanchismo ideológico. Sólo un testimonio de fe sobre el martirio.

 Los mártires de Barbastro fueron beatificados por el papa Juan Pablo II el 25 de Octubre de 1992. Su historia, muy cercana y algo desconocida, es una gran ayuda para este Año de la Fe, ya que la película pretende mostrar la entrega total de estos mártires desde la fidelidad a Cristo, no desde el simple heroísmo humano, insuficiente para explicar los dramáticos hechos ocurridos.

Entre los emocionantes testimonios que dejaron por escrito los mártires se puede leer el de Tomás Capdevila Miró, seminarista, 23 años : “Barbastro, 12 agosto 1936. Así como Jesucristo en lo alto de la cruz expiró perdonando a sus enemigos, así muero yo mártir perdonándolos de todo corazón y prometiendo rogar de un modo particular por ellos y por sus familias. Adiós”. También el de Ramón Illa, seminarista, 22 años: “No tenemos miedo, más bien sentimos hambre y grandes deseos de sufrir y ser mártires”. Así mismo dice Faustino Pérez, seminarista, 25 años: “Si hablamos es para animarnos a morir como mártires; si rezamos, es para perdonar a nuestros enemigos.” E igualmente Eduardo Ripoll, seminarista, 24 años: “¡Señor! Perdono de todo mi corazón a todos mis enemigos, y os pido que mi sangre, que sólo por vuestro amor he derramado, lave tantos pecados como se han cometido en este Barbastro mártir. ¡Viva Cristo Rey y el Corazón de María!”

''Tom Boy''
En esta historia los niños descubren que sus decisiones tienen consecuencias
Ofrecemos la crítica cinematográfica de la película Tom Boy, firmada por Enrique Chuvieco en Pantalla 90, la publicación dedicada al cine por la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación de España.

El mundo infantil es el objetivo de la cámara de la directora francesa Celine Sciamma en Tomboy, tras haber narrado en sus anteriores cintas (Water Lilies Pauline) retazos de la adolescencia con sus protagonistas.
Tanto en aquéllas como en la nueva propuesta de la realizadora gala, los padres son cuasi espectadores en donde se mueven unos niños con sus juegos y su modo personal de comunicarse y de actuar.

Con sencillez, la mirada infantil de los pequeños protagonistas nos conduce a su mundo personal, en el que hay formas de comportarse muy distintas a las de sus progenitores. Juegos que son cándidas trasgresiones para quienes las ejecutan, como la de Laure (Zoé Héran), una niña que querrá ser niño (Mickäel) cuando, junto con sus padres y hermana, se mudan a una nueva urbanización. Sin que nadie sospeche, se vestirá y tendrá el comportamiento de un varón ante sus nuevos compañeros de juegos. Así conocerá a Lisa (Jeanne Dixon), que le introduce en el grupo de las distintas razas en una Francia multicultural, y se enamorará del “nuevo amigo”.  Pero la realidad, romperá el atrevimiento de Mickäel/Laure cuando su madre le obligue a enfrentarse con las consecuencias de sus acciones y le reclame una postura veraz.

Aquí la directora, también guionista, opta porque Laure (por medio de la madre) encare el resultado de su proceder y reclama de su libertad una decisión acorde con el mal infringido.

Éste es uno de los grandes aciertos de Tomboy, una propuesta cinematográfica sencilla en su planteamiento, en su metraje (87 minutos) y en la naturalidad para entrar en el mundo infantil sin prejuicios. Otro, es la actuación natural de los niños, como el de la hermana pequeña de Laure, Jeanne (Malonn Lévana). Son deliciosas algunas escenas de la perfecta complicidad de ambas hermanas, celosas de su intimidad compartida, hasta dejar fuera a sus padres -auténticos convidados de piedra-, respetuosos con la relación de las pequeñas.

Así lo quiere Céline Sciamma, quien ya manifestó en trabajos anteriores sobre adolescentes que prefiere separar las generaciones “para no abordarlas superficialmente y para evitar el arquetipo de la película de adolescencia, donde los padres personifican una especie de ley, de moral, con escenas estereotipadas de rebelión”.

Tomboy resuma una naturalidad que la puede hacer daño de cara a la taquilla, máxime cuando estamos demasiado acostumbrados a la artificiosidad de los niños de Hollywood, y, por otro lado, plantea una trama sin historias paralelas y carente de otros elementos dramáticos, aparte del descrito anteriormente.

Lo relevante está en el ámbito educativo, pues apuesta por tratar a los niños como personas que van descubriendo que sus decisiones tienen unas consecuencias de las que tienen que hacerse cargo personalmente, en compañía, eso sí, de sus padres, que en ningún caso les ahorrarán el sacrificio de caminar por la verdad.
CRISTOMANIA
cristomania10@hotmail.com

CINEMANÍA
CINEMANÍA
El Equipo Triunfador

ENERGÍA JUVENIL
Con Paciencia

DISCO DEL MES
DISCO DEL MES
Católico Soy

ENTREVISTA
Jesús exige compromiso social

ARTÍCULO
Evolución y Efectos de la Televisión

Ahora también puedes
seguirnos a través de:
Facebook MYSPACE TWITTER